domingo, 10 de agosto de 2025

TERAPIAS Y ACTIVIDADES (Psicología Lugo)


¡Bienvenido/a al gabinete de psicología! 


* TERAPIA PSICOLÓGICA

   Las sesiones de psicoterapia son un espacio seguro en el que hablar con libertad y en profundidad de cualquier experiencia, emoción, pensamiento, recuerdo... que la persona necesite compartir.  Cada sesión es un tiempo y lugar especialmente preparado para que la persona pueda conectar consigo misma, y vaya viviendo y sintiendo en compañía emociones que se han vivido en soledad o que permanecen congeladas u ocultas: el dolor, los verdaderos sueños, las ilusiones, los conflictos internos, la tristeza, la ira, el vacío, la culpa... Con el transcurso del proceso, la persona va a poder aumentar su autoconocimiento y su conexión con su propio Yo, así como a transformar las emociones y pensamientos negativos que la trajeron a terapia. La psicoterapia es un proceso estructurado, en el que, aparte de la importancia de la expresión de emociones y pensamientos, se trabaja activamente buscando  lograr los objetivos terapéuticos. Se emplea con muy buen resultado en problemas como trastornos del estado de ánimo, problemas de conducta, baja autoestima, insatisfacción o malestar vital, exceso de autocríticas o preocupaciones constantes, dificultades de relación con otras personas... Una de las modalidades de trabajo que empleo integrada en la psicoterapia para trabajar e integrar traumas, es el Brainspotting.  Las sesiones de psicoterapia pueden ser presenciales u online.


* HIPNOSIS 

     La hipnosis es una valiosa técnica terapéutica que se emplea dentro de un proceso de psicoterapia y como parte de él. Estar en hipnosis significa entrar a un estado agradable de conexión y de concentración interna aumentadas. Una vez en ese estado, la persona está conectada con su mente no consciente, y se focaliza naturalmente la atención en las sensaciones, imágenes o emociones de la persona al margen de los estímulos externos y de los límites de la mente racional. Durante la hipnosis, al contrario de lo que se pueda pensar, la persona mantiene en todo momento pleno control y es siempre dueña de sí misma, más incluso que durante la vigilia, como comprobará en cuanto experimente la hipnosis. Una vez inducido este estado de atención interna, se va trabajando en cada sesión el objetivo o problema que trajo a la persona a terapia, mediante el uso de la técnica más adecuada para cada caso y situación: sugestiones (directas o indirectas), terapia de partes o estados del YO para resolver conflictos inconscientes, reestructuración de esquemas mentales, regresiones de edad...  Esta técnica resulta efectiva en problemas como fobias, timidez, pánico, manejo de la ansiedad, control del dolor, fortalecimiento de hábitos, resolución de conflictos internos, cambio de esquemas mentales... Asimismo se puede utilizar para incrementar el autoconocimiento y la autoestima o incorporar mecanismos de autocontrol y de superación personal. Es necesario ser constante con el proceso de psicoterapia, y así se van a ir produciendo sesión tras sesión cambios y mejoras cada vez más apreciables, y que serán permanentes en la persona.


*HIPNOSIS CLÍNICA REPARADORA (HIPNOSIS REGRESIVA)


    La hipnosis clínica reparadora es una técnica que se emplea dentro de un proceso de psicoterapia y como parte de él. Consta de una rica y compleja variedad de técnicas y procedimientos que inducen a la persona a conectar con experiencias que no fueron comprendidas o asimiladas en el momento en que estaban sucediendo, y que influyen en su vida actual de forma negativa. Pueden ser episodios de la infancia o adolescencia, o de unos pocos años o meses atrás. Se trata de acontecimientos que supusieron un shock emocional. O de eventos que impulsaron a la persona a conductas o hábitos de adaptación a su entorno que a día de hoy le causan problemas, trastornos o dificultades. La regresión significa sumergirse en un viaje al interior de uno mismo/a, pero en lugar de tratar de conectar con las emociones o los recuerdos en soledad y en estado de vigilia (algo que suele asustarnos, nos genera mucha culpa, nos provoca rechazo o nos resulta confuso...), en estas experiencias se hace en un estado potente de concentración interna y además en compañía de una terapeuta profesional. De esta manera, la persona recibe comprensión, guía y un apoyo seguro durante todo el camino, realizándose toda la experiencia a su propio ritmo y de la forma que lo necesite, pero a la vez buscando siempre avanzar e ir más allá de lo evidente, hacia lo profundo del ser. Con este tipo de hipnosis se intenta que, sesión tras sesión, el paciente resuelva y finalmente integre sus experiencias pasadas. Podrá contactar en un entorno seguro y en compañía terapéutica con aquellas situaciones que le causaron mucho dolor, confusión, temor o resentimiento, y encuentre una forma sana de resolverlas. Además se consigue la liberación de emociones contenidas y guardadas desde tiempo atrás, emociones que influyen muchas veces de forma intensa en la vida presente. 


* PSICOLOGÍA EDUCATIVA Y FAMILIAR 

   En ocasiones sucede que un niño/a no ha adquirido algunos conocimientos o destrezas para poder sentirse cómodo y seguro en su mundo escolar, familiar o social. O puede padecer algún miedo, trauma o emoción que le desborde y no sepa cómo manejar. En ese caso es beneficioso enseñarle aquello que no ha sido bien aprendido, ayudarle a desarrollar alguna nueva habilidad, o trabajar con sus miedos y emociones. Se trabaja mediante intervenciones adaptadas a los niños/as: dibujo, terapia con cuentos, juego terapéutico, visualizaciones imaginativas, relajaciones guiadas... Se trata de que finalmente el niño sea capaz de conseguir una buena autonomía en todos los niveles: física, en el control de miedos, en sus destrezas conductuales, en la alimentación, control de esfínteres, en la escuela... Otras veces los problemas en las familias nacen porque los padres no saben qué hacer con determinadas situaciones o conflictos de sus hijos/as, como manejar desde la calma sus emociones y miedos, como comunicarse con ellos/as con respeto, como hacer que cumplan las normas... En este caso se suele intervenir enseñando a los padres nuevos modelos de conducta, mejorando el estilo educativo que utilizan, o ayudándoles a desarrollar estrategias y técnicas para manejar los problemas y superarlos definitivamente. 



* RELAJACIÓN Y MEDITACIÓN (Adultos e infantil)

     Puedes elegir entre sesiones individuales o en pareja para practicar diferentes técnicas de relajación o meditación e incorporarlas a tu vida diaria. También puedes optar por realizar un completo programa de aprendizaje de técnicas de relajación, o bien de técnicas de autohipnosis. Algunos de los beneficios demostrados de practicar regularmente la relajación  y/o la meditación son: Disminuye la presión arterial y el ritmo cardiaco; regula el ritmo respiratorio; se regula la respiración (lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células); disminuye la tensión muscular; se reducen los niveles de secreción de adrenalina y noradrenalina; se reducen los niveles de colesterol y grasas en sangre; aumenta el nivel de producción de leucocitos (lo que refuerza el sistema inmunológico y aumenta la capacidad de recuperación y prevención de enfermedades); desarrolla un estado de descanso y sueño nocturno a un nivel más profundo; aumenta las frecuencias diarias cerebrales Alfa (asociadas a la relajación y bienestar)... También hay sesiones de meditación o relajación guiada para niños y niñas. Los beneficios son muchos y se ven desde la primera sesión, como disminuir su ansiedad, mejorar los casos de hiperactividad, aprender a enfrentarse a emociones que no saben afrontar, mejorar la concentración en sus actividades diarias, mejorar la creatividad... Incorpora estas prácticas a tu día a día y disfruta de una vida más llena de equilibrio, tranquilidad y salud. 


Marta Rodríguez Álvarez
Psicóloga Colegiada 4619
(Rúa Círculo das Artes, 18, Entlo. B -Lugo.)
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com

******************************

martes, 18 de abril de 2017

Síntomas frecuentes de la depresión

Existen una serie de síntomas emocionales, cognitivos y conductuales que se suelen dar con mucha frecuencia en los episodios depresivos, si se mantienen durante meses y están presentes la mayor parte del día. Algunos de los más comunes que nos encontramos en la práctica clínica son los siguientes:

- Un sentimiento de tristeza o ánimo decaído que se percibe como más intenso que una tristeza normal, y que en ocasiones, aunque no siempre, mejora a lo largo del día (es más intenso por la mañana).

- Una pérdida de interés o una desmotivación por actividades que antes resultaban agradables o sencillas de hacer. En ocasiones se siguen haciendo, pero ya no resultan agradables o placenteras, y antes sí lo eran.

- Dificultades para dormir, insomnio, sueño insatisfactorio... Con frecuencia el insomnio que aparece en la depresión provoca despertares más tempranos de lo que era habitual, e incapacidad para dormir de nuevo. También puede manifestarse lo contrario, es decir, hipersomnia, o necesidad de dormir o permanecer en cama más horas de lo que era habitual antes. 

- Cambios en las pautas alimenticias: pérdida o aumento de apetito, y si el apetito es menor, suele haber pérdida progresiva de peso. 

- Sensación de fatiga o cansancio durante el día, aunque se hagan pocas tareas hay una sensación de estar cansado/a casi toda la jornada, y además la motivación para hacer cosas desciende.

- Falta de iniciativa, cuesta mucho esfuerzo tomar decisiones, se prefiere delegar o dejar cosas sin hacer que tener iniciativas e ir tomando las decisiones normales del día a día.

Deseo sexual reducido, la libido suele descender o incluso desaparecer durante un trastorno depresivo.

- Suele aparecer un deseo de aislarse socialmente, de apartarse de la gente y de quedar menos con amigos o familia, y si hay gente alrededor puede haber con frecuencia irritabilidad, ganas de marcharse para estar en soledad y mal humor.

- Fuerte sensación de baja autoestima, inutilidad o culpa intensa, pensamientos negativos y preocupantes, rumiaciones sobre errores pasados o sobre posibles problemas futuros... En este síntoma es dónde se suele intervenir en la terapia con técnicas cognitivas para comprender y mejorar los estilos de pensamiento que están causando o empeorando la depresión, las llamadas "ideas o pensamientos irracionales". Puedes leer más sobre las creencias irracionales en este enlace: http://lugopsicologa.blogspot.com.es/2016/01/las-11-creencias-irracionales-de-ellis.html

- Ansiedad, por ejemplo el trastorno de ansiedad generalizada se asocia con frecuencia a estar padeciendo un episodio depresivo más o menos encubierto. Si existe ansiedad diagnosticada, conviene normalmente evaluar también si existe un trastorno depresivo comórbido. 

- Irritabilidad, impaciencia o enfados frecuentes por cosas que antes no los provocaban, y que pueden más tarde ir acompañados de culpa por sentir que aquello fue una reacción exagerada pero que no se da controlado en ese momento. Muchas veces, las depresiones esconden rabia acumulada durante muchos años, que suele relacionarse con esta irritabilidad incomprensible en este momento. Si ese es el caso, durante la terapia irán saliendo esas emociones ocultas y podrán ir liberándose transformándose.

- Un sentimiento intenso de vacío existencial, de que la vida no tiene sentido, o de que el futuro va a ser siempre negro y desesperanzador, que está presente gran parte del tiempo y que causa un gran malestar emocional y ansiedad. A diferencia de una crisis existencial en la que la persona puede sentirse estimulada y se movilizaría para buscar respuestas y sentido, aquí el sentimiento paraliza e inhibe a quien lo padece, haciéndole entrar en un estado pasivo de sufrimiento sin iniciativa para salir de él. Cuando esto ocurre, en terapia se pueden explorar, buscar y encontrar nuevos marcos vitales o existenciales que doten de significado y sentido la propia vida y la visión del mundo.

- Pensamientos o ideaciones suicidas, que van desde el deseo de morirse por una causa natural hasta desear y planificar la propia muerte. Este es uno de los síntomas de depresión grave más alarmantes,y, si se presenta, es necesario pedir ayuda cuanto antes.



Esto es una recopilación teórica de señales y síntomas, como siempre, el diagnóstico debe ser realizado por profesionales, y para hacer un diagnóstico de episodio depresivo es necesario, entre otras cosas, valorar si ha habido o está habiendo un duelo, si hay un trauma antiguo o reciente o un estrés postraumático que justifique los síntomas, o descartar causas físicas, enfermedades biológicas o consumo de sustancias que puedan estar causando la sintomatología.

Aunque la persona se siente muy desanimada, triste y desesperanzada cuando está deprimida, en realidad la depresión es uno de los trastornos psicológicos que mejor responden al tratamiento psicoterapéutico, y en ocasiones se combina este tratamiento con fármacos. En cualquier caso, siempre que la persona es constante y se compromete con su terapia, el índice de recuperación de la depresión es muy elevado, y llega a remitir totalmente en casi todos los casos, si se le dedica el tiempo necesario. Este es un trastorno que puede tener recaídas, pero, si se producen, son igualmente manejables ,y responden muy bien a la terapia psicológica.


Marta Rodríguez Álvarez
Centro ALECÉS
Rúa Círculo das Artes, nº 18.
-Lugo-
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com

(CITA PREVIA)

miércoles, 5 de abril de 2017

La interpretación de sueños en la práctica de Jung

El análisis e interpretación de los sueños suponen en muchas de las corrientes terapéuticas que buscan una intervención profunda en la mente un área especialmente relevante. Los sueños se consideran en muchas ocasiones como un puente entre el mundo consciente y el inconsciente.  

El enfoque de Jung los considera como un espontáneo y relevante mensaje de la mente no consciente, y los empleaba en su consulta  como una herramienta fundamental en la exploración y contacto con el inconsciente. En la psicología jungiana, los sueños están llenos de significado, y si son escuchados, ofrecen herramientas y caminos para avanzar hacia la integración de opuestos, la solución de conflictos y problemas y el crecimiento personal. 

En su práctica terapéutica, Jung no parece proponer un método concreto y específico para trabajar los sueños, y de hecho él recomienda no emplear un método mecánico, sino adaptarse al paciente que es el “experto sobre sí mismo” en estos casos.  Él solía trabajar con uno o muchos sueños de cada paciente, y empleaba de manera individualizada distintos procedimientos de imaginación, meditativos, incluso artísticos, para que la persona pudiera interpretar el material onírico y darle un sentido propio. Consideraba importantísimo considerar el momento actual por el que pasaba la persona, como clave para dar sentido y significado al mensaje presente del inconsciente. Es muy importante anotar los sueños y llevar un registro de ellos y de sus interpretaciones, teniendo en cuenta también la sensación y emociones que nos dejan justo al despertar. Cada sueño puede aportar material que ya conocemos conscientemente, o bien elementos al borde de la consciencia, e incluso otros que son tan profundos en el inconsciente que quizá nunca lleguemos a conocer por completo su sentido o significado.
  
*Una técnica concreta de Jung es la imaginación activa (ver entrada anterior de este Blog),por la que conectaba con el sueño en un estado de trance despierto, y trataba de seguir su curso, profundizar en ciertos aspectos, manipular o inventarse el desarrollo y desenlace… para llegar al simbolismo o significado interpretativo de lo que habían soñado él o sus pacientes.

*Jung también practicaba el examen de contexto, que consistía en ir explorando, mediante las asociaciones que resuenan en el individuo, los matices y simbolismos presentes en el material onírico. Para ello, podrían buscarse primero todas las asociaciones de la persona hacia el objeto de análisis escogido, e ir buscando que asociaciones o simbolismos resuenan más a la persona en ese sueño determinado con ese objeto, persona, situación… a analizar. Jung descubrió que los sueños muchas veces reproducen arquetipos del inconsciente colectivo, temas mitológicos o de los cuentos de hadas. Si hay algo que resuene a la persona a este respecto, convendrá ir al mito o cuento original, o buscar información del arquetipo, y comprobar si ayuda a dilucidar, interpretar o analizar el sueño concreto. En muchas ocasiones, esto proporciona valiosa información y respuestas acerca del problema o conflicto actual, de la manera de percibirlo e incluso de las posibles soluciones. Aquí puede ser muy útil revelar una estructura, las etapas, los personajes… como si de una trama de novela se tratase. Estos trabajos normalmente no nos van a dar un significado cerrado, totalmente claro y comprensible, ya que se trata de conceptos y materiales ricos y complejos. 

*Otro procedimiento que empleaba era el de las tres columnas: en una escribía el sueño, en otra describía el contexto onírico y las asociaciones que había hecho la persona de los elementos soñados (el examen de contexto que hemos visto), y en la última columna situaba las conclusiones derivadas de interpretar todo lo anterior.

Posteriormente, se puede ir dialogando con la persona, analizando nuevos sueños que van apareciendo o intuiciones en vigilia relacionadas con lo soñado, para confirmar las opiniones o hipótesis iniciales hasta que sienta que esos sueños tienen significado y sentido para ella, momento en que finalizaría el trabajo de interpretación.

“El sueño es una pequeña puerta oculta abriéndose a la noche cósmica que era el alma mucho antes de la aparición de la consciencia.” 

Carl Jung.